dimarts, 9 d’octubre de 2012

EL FANTASMA Y EL LÁTIGO


EL FANTASMA Y EL LÁTIGO

Había una vez un fantasma gigante y de color naranja que vivía en un castillo muy grande y muy viejo que estaba en una colina encantada.
El fantasma se llamaba Lyon y daba mucho miedo.
Un día una niña paseaba con su caballo que se llamaba Candela.
La niña tenía mucho miedo pues le habían contado que en ese castillo vivía un fantasma, pero como era muy curiosa, se atrevió a entrar.
Vio el fantasma y se asustó, pero el fantasma quería ser su amigo porque se sentía muy solo y la niña, que se llamaba Mireia, aceptó ser su amiga.
Desde entonces, todos los días se acercaba por allí para saludarle y jugar con él.
Pero un día el fantasma no apareció. Lo buscó por todo el castillo pero no lo encontró.
Mireia se asustó porque pensaba que había perdido a su amigo.
Finalmente, al cabo de unas semanas, Mireia volvió a entrar a buscarlo y su amigo el fantasma apareció con toda su familia y, desde entonces, fueron más amigos que nunca.


 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada