diumenge, 15 de setembre de 2013

CREEM HISTÒRIES

Aquesta activitat partís d'una variant del "binomi fantàstic".
En un primer moment a partir de unes paraules aleatòries se contrueixen unes oracions.
Després cada alumne tria una oració per fer una història, que la ha d'incloure.

Ací vos deixe un recull d'històries que han creat a partir de l'oració:
"El niño era muy alto, cantaba muy mal y su padre era de color amarillo"

EL AMOR DE AMANDA

-Hola, soy Amanda, tengo 13 años, soy alta y delgada y dicen que soy muy lista y guapa. A mi madre siempre le oigo decir que soy simpática, amable y graciosa.
No tengo hermanos. Mi madre se llama Mª Carmen y mi padre Cristian. Mi madre tiene 33 años y mi padre también. Ambos son ornitólogos.
En 2º era tan lista, que me pasaron de curso.
Yo estoy enamorada de un chico que no sé cómo se llama. El chico era muy alto, cantaba muy mal y su padre era de color amarillo.
Os preguntareis porqué su padre es de color amarillo. Es de ese color porque él es pintor y un día se le cayó un cubo de pintura permanente amarilla.
Su casa es igual que la mía por fuera, con una piscina, con un jardín enorme y una terraza.
El chico las primeras palabras que me dijo fueron:
-Hola, soy tu nuevo vecino, si necesitáis pintar algo nos llamáis,  que mi padre es pintor.
Y yo solo le contesté:
-Vale, adiós.
-Adiós.-dijo él.
Me parece que él va a mi instituto a 4º de la ESO.
Bueno, mañana tengo instituto. Os dejo.

A la mañana siguiente:
-Mamá, me voy a clase.- dijo Amanda.
-Vale, cariño, ve con cuidado.- contestó su madre.
Amanda, mientras iba al instituto, se encontró con el amor de su vida y se pusieron a hablar:
-Hola, tú eres mi vecina, ¿no?
-Hola, sí, soy tu vecina.-contestó ella.
-Perdona, pero el otro día no me presenté. Me llamo Adrián y tengo 15 años.
-Perdóname a mí también, tampoco me presenté. Me llamo Amanda.- respondió ella.
-¿Sabes, Amanda…?-dudó él.
-¿Qué?- preguntó ella.
-Desde el primer día que te vi, su su su su.-tartamudeó él.
-Desde el primer día que me vistes, ¿qué?- preguntó ella.
-Supe que eras el amor de mi vida.- afirmó él.
-Y yo también sentí lo mismo- asintió Amanda.
-Si nos queremos, ¿por qué no nos hacemos novios?-sugirió Adrián.
-Tienes razón…novio-respondió ella.
Se cogieron de la mano y a partir de ese día, los dos fueron una pareja inseparable que se amaba mucho. Fueron juntos al instituto y siempre quedaban para salir los dos.


Carlos Cañada.

EL HECHIZO DE LA BRUJA

Había una vez un niño que vio una serie de cantar y le encantó. El niño, que se llamaba Rubén decidió apuntarse a clases de canto.
El primer día de clase le fue muy bien y al segundo y al tercero…
Hasta que su padre le dijo que un día tendría que cantar para él, entonces Rubén se asustó y desde ese dia empezó a cantar de una forma horrible.
Un día, al salir de clase de canto, cayó en una alcantarilla y se topó con una bruja. La bruja le dijo:
-Si cantas a tu padre, pasarán cosas horribles.
Y, de repente, Rubén estaba en su casa delante de su padre y éste le dijo que si no cantaba, le borraría de las clases.
Rubén estaba asustado por lo de la bruja, pero pensó que sería una pesadilla y se puso a cantar. Y de repente, cayó un rayo, el niño se puso muy alto y su padre se puso amarillo. Entonces se puso a chillar:
-¡Pero mira lo que has hecho, hijo!-dijo muy furioso.      
Entonces Rubén decidió ir a hablar con la bruja, se metió en la alcantarilla y la encontró.
-Bruja, por favor, devuélvenos a la normalidad- dijo Rubén llorando.
Pero la bruja se negó y desapareció.
Rubén llegó a casa, miró a su padre y le abrazó. Mientras le abrazaba, dijo llorando:
-Papá no sabes lo que siento lo que ha pasado. Yo no quería hacerte esto, fue sin querer.
-Hijo mío, tranquilo, entre los dos lo solucionaremos.
Pero no consiguieron curarse y se quedaron así para siempre y ahora “el niño que cantaba muy mal y tenía un padre amarillo”.

Irene Diago

LA SIMPSONITIS

Había una vez un niño que era muy alto, cantaba muy mal y su padre era de color amarillo.
En el colegio todos se burlaban de él y de su padre. El niño no tenía amigos, solo una amiga que iba cada viernes a su casa a jugar y se llamaba Vela.
Su padre era de color amarillo porque tenía una enfermedad llamada “simpsonitis”, de momento no tenía cura.
Pasó un tiempo y unos científicos por fin descubrieron la cura: un niño y una niña tenían que cantar el “Gamnastial”. Entonces el padre se lo dijo a su hijo y a Vela.
Vela iba a clases de canto y era buena cantante, pero el niño era malísimo cantando y cuando cantaron los dos a la vez, la enfermedad fue desapareciendo. Cantaron todo el día hasta que el padre se curó.
El niño se apuntó a clases de canto y desde entonces en el colegio le respetaron más.

Paula Mora

UNA EXTRAÑA ENFERMEDAD

El niño alto cantaba muy mal y su padre era de color amarillo por una enfermedad extraña que ni el mejor médico del mundo conocía.
Solo había un sabio que sabía la fórmula para curar aquella enfermedad tan poco común.
Era tan rara que solo dos personas en el mundo la habían pasado. Y un sabio había encontrado la solución porque su pobre hijo la había pasado y había muerto. Desde entonces el sabio se pasó media vida buscando la fórmula para poder curar la enfermedad.
Para eso necesitaba un poco de sangre de su hijo y su amarga voz, una pata de rana y los dientes de un puerco espín.
El padre y el hijo se fueron en busca de las instrucciones que les había dado el sabio.
Lo habían conseguido todo y el sabio fabricó su medicina.
Estuvo un año tomándose aquella medicina que sabía tan mal, pero al final se curó.

SARA BENMORANE

UNA HISTORIA DE PELÍCULA

Había una vez un niño, llamado Antonio, que era muy alto y quería ser cantante, pero cantaba muy mal.
Tenía un hermano mayor que le enseñaba porque su familia era muy pobre y no podían pagar la escuela para Antonio.
También tenía una madre, muy fuerte que no tenía trabajo. Y, finalmente tenía un padre de color amarillo, que tenía una enfermedad, pero no podía pagar la operación para curarse.
Un día a Antonio se le ocurrió hacer un concierto para conseguir dinero y curar a su padre, pero cuando cantó la gente le abucheó y le insultó.
Antonio se enfadó, cogió un balón de baloncesto se lo tiró a un hombre a la cabeza y encestó una canasta.
A partir de ese día fue muy famoso jugando al baloncesto, ganó mucho dinero y curó a su padre.
Una vez lo entrevistaron y contó su historia y como era tan bonita hicieron una película sobre él titulada: “El niño era muy alto, cantaba muy mal y su padre era amarillo”

Adrián Portales

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada